El éxito de nuestros hijos en los estudios

Foto: Roy(LCC)

Por Andrea Artieda

Jana tiene por costumbre encerrarse en su cuarto durante más de dos horas al día para dedicarse al estudio. Sin embargo realmente dedica un máximo de 15-20 minutos, el resto lo dedica a soñar y divagar por la habitación en busca de algún entretenimiento. La habitación de Andrés parece un auténtico bazar. Tiene acumulado tal desorden que resulta imposible estudiar ahí. Prefiere coger sus libros e instalarse en el salón de la casa, lo que impide a su hermano pequeño disfrutar de la TV con tranquilidad. El desorden es tal que puede perder un libro y recuperarlo meses después entre los montones de ropa que acumula.

Como todos los buenos profesionales nuestros hijos también necesitan un lugar en el que desarrollar sus actividades de estudio. Ese espacio personal debe ser agradable y cómodo para ellos.

En cuanto al tiempo que dedican al estudio es fundamental que se organicen para tener tiempo para el estudio pero también para el ocio. Para eso resulta primordial establecer un plan de acción, en el que quede bien claro que siempre se estudia en el mismo lugar y a la hora programada. Esto les ayuda a adquirir unos hábitos de estudio indispensables para cuando sean más mayores.

Otro punto a tener en cuenta es la lectura, que le va a ayudar a adquirir comprensión y velocidad necesaria y acorde a su edad. Deben desarrollar su capacidad lectora para después ser capaces de estudiar con éxito. Si nuestro hijo lee muy despacio lo que va a leer son palabras sueltas por lo que su capacidad de comprensión será menor que la de un niño que lee con mayor fluidez por lo que lo que lee son ideas. Esto está íntimamente relacionado con la capacidad de comprensión del lector.

Para continuar quiero hacer referencia a la tan mal vista memoria. Sin lugar a dudas ocupa un lugar importante es la vida estudiantil de nuestros hijos y por supuesto en la nuestra.

Cuando hablamos de memoria nos estamos refiriendo a la capacidad de reproducir o recordar imágenes de objetos, pensamientos o sentimientos en su ausencia.

Los tipos de memorias han sido clasificados de maneras muy variadas, en mi caso me voy a centrar en una en concreto. Y es aquella que se refiere al sentido que hemos utilizado para recordarla: por lo tanto puede ser una memoria visual, auditiva, táctil, olfativa o gustativa. Si lo pensamos un momento nos damos cuenta que podemos recordar el olor del guiso de nuestra madre o la imagen grabada que tenemos de aquel maravilloso paisaje de las vacaciones, etc.

En la memoria influyen factores muy diversos que van desde las horas de sueño adecuadas hasta la alimentación equilibrada pasando por la capacidad de concentración y la motivación, así como el interés del propio alumno.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

 

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies