Actúe

Foto: Collet(LCC)

Por Luisa Galvez

Si usted se considera una persona desgraciada porque tiene problemas en su vida, plantéeselo de otra manera, dese cuenta que el hecho de tener problemas es signo de que usted está vivo y en pleno funcionamiento. Las únicas personas que no tienen problemas o asuntos que resolver son aquellas que ya han muerto. Y ante esta situación, caben dos actitudes: la que toma la persona pesimista que se lamenta de su suerte y la maldice, y la que toma la persona optimista que valora ese problema como una oportunidad que tiene que aprovechar y sacar alguna ventaja.

Muchas veces simplemente se trata de ver las cosas, en vez de como si fuera un problema, como una oportunidad y así logramos desbloquearnos y que vayamos logrando sacar una estrategia a seguir que nos ayude a sacar partido de la situación. Se trata de situarse en la perspectiva adecuada y creer que puede alcanzarlo.

Se trata de atreverse, y así obtendremos algún resultado.

Si no reaccionamos, no lograremos nada. Simplemente tiene que superar el miedo, las dudas y la indecisión.

Ante un reto importante en la vida, muchos optarían por esconder la cabeza y asegurar que ellos no son capaces de sacar adelante la situación, lo que no es más que una excusa que esconde ese miedo atroz que le impide actuar y tomar las riendas.

Hay que lanzarse.

El poder de nuestra mente es inmenso, muchas veces mayor de lo que pensábamos. Sólo tenemos que decirle a dónde queremos llegar y qué queremos lograr. Cada persona recibe de la vida lo que espera recibir: si usted espera mucho, lo tendrá, y si no espera nada de vida, así será también.

Un pensamiento grande trae grandes efectos, un pensamiento mediocre atrae también efectos mediocres.

Si se para a pensar un momento en lo que acabo de decir, puede darse cuenta de que esta capacidad es realmente emocionante. Puede llegar usted a ser realmente creativo y constructivo si lo desea, pero sólo si lo desea. Hay que fijar un objetivo para que la bola empiece a rodar en la dirección deseada.

Aunque no se trata únicamente de fijarse un claro objetivo. Este objetivo se alcanza a base de trabajo. Tiene que concentrar sus energías en lograr el objetivo deseado. La creencia determina la acción y la acción determina los resultados.

Hay que fijarse un objetivo que se alcanzará mediante desarrollo constante y crecimiento incesante, que le llevará a sentir y pensar positivamente. Una actitud que tiene que acabar convirtiéndose en un hábito.

Si nos disciplinamos correctamente lograremos actuar y alcanzar lo deseado. En todo esto nos ayudará una actitud serena y equilibrada ante todo tipo de situaciones que se nos vayan presentando.

Cada persona se encuentra donde se encuentra porque así lo quiere.

Quédese con esta afirmación: si continúa creyendo lo que cree, continuará obteniendo lo que obtiene.

 

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies