Aprender a disfrutar de la vida

Por Max Horton

¿Se ha dado alguno de ustedes cuenta de lo corta o larga que puede resultar a cada persona su vida? ¿Podrían decirme a qué se debe que para algunos el día a día se convierta en un auténtico sufrimiento, mientras que para otros el día no tenga suficiente horas? En este sentido tiene especial importancia la manera en que cada uno nos tomamos la vida.

Aunque nos resulte llamativo lo que tenemos que conseguir es que la vida nos resulte lo más divertida posible. Y para ello, qué mejor que tomarnos la vida como algo que nos permite reír y jugar.

No como algo que trae sufrimiento, sobreesfuerzo, dolor, injusticias, asesinatos, vulneración de derechos etc. Aunque está claro que estas cosas están ahí, y son una realidad.

Para ello lo que hay que hacer es rodearse de personas a las que les guste reír y jugar, personas que puedan inspirarle y apoyarle en su búsqueda de un estilo de vida más divertido.

Este tipo de amistades puede llevarle a olvidarse por unos momentos de su adicción al trabajo, y traerle auténticos momentos de diversión y expansión. Dejar por un rato de lado su oficina y ordenador, en el que los cambia por una agradable cena o los más valientes, por un alocado fin de semana en donde la actividad más relajada es el descenso de cañones.

A todo esto se le debe añadir la idea de la importancia que tiene contar con un grupo de amigos. Hoy en día, quizá cada vez resulta más complicado mantener esas relaciones de amistad a flote, ya que el tiempo que nos queda al día después del trabajo, la familia, el gimnasio y las labores de la casa son muy escasas.

Sin embargo es necesario hacer un pequeño esfuerzo para conseguir que ese contacto se mantenga.

Otra de las cosas que nos impide obtener el máximo de nuestras vidas es esa costumbre que tenemos por vivir para el momento y no vivir en el momento.

Con esto qué es lo que quiero decir, pues que en lugar de saber disfrutar del presente, pasamos demasiado tiempo soñando con algún momento mágico que nos sucederá en el futuro.

Y en otros casos preferimos viajar hasta el pasado, para revivir momentos que en muchos casos no son nada positivos, algo que nos provoca un sentimiento negativo y nos llena de ansiedad.

Con este sistema lo que conseguimos es autoenviarnos ideas de insatisfacción, que de un modo u otro nos afectan. Nos autoconvencemos de que necesitamos algo que mejore el presente. Para este tipo de personas el presente sencillamente no es lo suficientemente bueno.

Para luchar contra esta insatisfacción crónica, lo que hay que hacer es repetirse varias veces al día: “Esto es lo bastante bueno”, así quizá consigamos acallar esa insatisfacción que nos atormenta.

No hay manera de poseer mayor riqueza que siendo capaz de aprender a vivir cada momento, con lo bueno, y con lo menos bueno que se nos ofrece.

Vivir el presenteRicardo Ros – Olvidar el pasado, Vivir el presente, Programar el futuro

En este CD voy a enseñarte a encontrar tu propia Línea del Tiempo. Cuando sepas exactamente cómo es tu Línea del Tiempo, podrás controlar tus sensaciones y tus sentimientos, evitar estados de depresión y eliminar estados de ansiedad. Y lo que es más importante, podrás eliminar de tu vida todos los miedos que te impiden prosperar, todo lo que te impide pasar a la acción.

Más información

2 Comentarios

  • yo vivo en insatisfacción crónica, sé que es un trastorno subjetivo porque habría otras muchas personas que en mi situación serían felices, el problema de estos trastornos, creo a mi entender, que se deben a que inconscientemente algo esta mal posicionado y nos golpea sin quererlo nosotros mismos, la clave sería en reedirigir ¨eso¨ que nos afecta y recolocarlo en su sitio ordenado

  • Es un buen consejo el que nos dicta este mensaje. Muchas personas deberían reflexionar acerca de ello. Hay veces en que hemos “perdido” un día completo solo porque nos hemos pasado el día lamentandonos acerca de un recuerdo pasado que se aferra a nuestra mente y que para nada nos beneficia, o por el contrario, hipotetizando acerca de un momento futuro que puede incluso causarnos ansiedad sin ningún tipo de motivo justificado porque ni siquiera sabemos al cien por cien con certeza qué va a suceder cuando llegue ese momento. Mientras tanto, hemos desaprovechado lo bueno y positivo que nos haya ofrecido el día y por insignificantes que hayan sido esos momentos, no hemos sabido valorarlos lo suficiente. Una lectora.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies