Aprender a hacer frente a los errores y críticas

narciso

Foto: Eileen(LCC)

Por Abel Berenice

Aprender a asumir nuestros puntos negativos, fallos y errores es sin lugar a dudas una buena forma de empezar a madurar y además nos permite relajarnos y no tener que hacer creer a los demás y a nosotros mismos que somos perfectos.

Al aprender a asumir los propios errores aprendemos y tomamos experiencia a la hora de hacer frente a aquel que se ha enfadado por nuestra metedura de pata o por nuestro error. Seremos capaces de manejar verbalmente a la persona que está furiosa gracias a nuestra asertividad. Eso demuestra a los demás que asumimos que podemos cometer errores, en definitiva que somos humanos.

Debemos ser nosotros mismo jueces sobre nuestros errores y fallos. La habilidad verbal que se desarrolla aceptando nuestros errores nos hace ver que no somos seres perfectos y es por eso por lo que debemos aprender a aceptar y hacer frente a los errores cometidos.

No debemos dejarnos intimidar por nuestros errores, sino seguir probando ya que lo más probable es que en todo lo que hagamos a los largo de nuestra vida cometamos errores. Mediante la práctica y la propia experiencia sabemos que no tenemos que dejarnos intimidar por los errores sino que tenemos que seguir probando para ir acercándonos a nuestra meta u objetivo.

Esta forma de actuar y responder deberíamos aprenderla desde pequeños. Los niños tienden a tratar de ocultar los errores cometidos y es justo lo contrario lo que debemos enseñarles.

Cuando cometemos un error y lo aceptamos no debemos quedarnos paralizados. Si lo aceptamos, es para desde ahí empezar reiniciarnos en lo que estábamos haciendo. Lógicamente muchas veces las cosas no salen a la primera y es por eso por lo que debemos aprender a redirigirnos.

Cuando alguien critica o saca faltas a lo que habíamos hecho, si estamos de acuerdo en que  hemos cometido un error deberemos admitirlo y eso permitirá que el punto de partida sea común para ambas partes. En ese momento habrá que admitirlo y buscar la solución más adecuada posible.

Hay personas que no saben aceptar una crítica y la asumen como una crítica hacia su persona, no hacia el error cometido. Eso hace que se pongan a la defensiva con la sensación de que tuvieran que protegerse. Lo sienten como un verdadero ataque, no como algo productivo, sino como algo negativo y que les impide seguir por el camino que ellos se habían marcado.

Nuestro objetivo a la hora de aprender a aceptar las críticas de una forma correcta, consiste en aprender a que nuestra respuesta ante la crítica, sea lo más reflexiva y voluntaria posible. Eso nos permite distinguir el tipo de crítica que nos han hecho y el objetivo con el que ha sido hecha. Si contestamos de una forma automática y sin pensar, nuestra respuesta ya no será tan reflexiva.

Tenemos que aprender a escuchar las críticas con calma, no a ignorarlas. En principio toda opinión tiene que ser valorada y escuchada antes de ser descartada o estudiada.

Se trata en definitiva de aprender a manejarnos con los errores propios y las críticas de otras personas con tranquilidad y confianza, asumiendo los errores en los momentos en los que así sea preciso.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies