Amor en la red

Por Leonor Caballero

Son muchas las personas que impulsadas por diversas razones acuden a la red para tratar de buscar a su media naranja o simplemente para entablar relaciones con personas de otros lugares con los que de otro modo les sería imposible mantener una constante relación.

Se trata sin duda de algo emocionante, ya que el juego de ir descubriendo quién se encuentra detrás de esas frases y palabras nos permite distraernos e incluso en algunos casos encontrar el amor.

Este tipo de contactos a través de la red se han convertido en los últimos años en algo totalmente normal, sin que se relacione con personas a las que les cuesta relacionarse o tengan una baja autoestima.

Podemos por lo tanto considerarlo como algo totalmente habitual y normal en la sociedad actual de la comunicación.

La gente busca este tipo de contactos por razones muy diversas, unos por soledad, otros por la timidez que les impide relacionarse cara a cara, o simplemente por conocer nuevos sistemas de comunicación.

Por supuesto este tipo de relaciones tienen sus puntos a favor y sus puntos en contra. Por un lado resulta bastante sencillo mantenerse en el anonimato, dando a conocer de nosotros mismos simplemente las cosas que nos interesen en cada momento.

Sin embargo por otro lado es fácil que seamos engañados por nuestro receptor ya sea mintiéndonos o ocultando información.

Además en este tipo de relaciones no entran en juego ni la mirada, ni los gestos, algo que nos impide conocer más a fondo a la otra persona, ya que este lenguaje gesticular nos puede decir mucho.

Es un juego en el que cada personaje da a conocer ciertos episodios de su vida y según trascurra el contacto, la biografía personal irá en aumento, llegando incluso en algunos casos a producirse un contacto físico que lleva a ambas partes a conocerse por fin en persona.

¿Pero realmente es posible un enamoramiento a través de la red?

Muchas personas se muestran contrarias, y opinan que se pierde esa importante carga simbólica que ofrecen las miradas y gestos. Y donde la intimidad no es realmente compartida como lo sería entre una pareja que comparte espacio físico.

Otros son más partidarios de la idea de que hay que saber discernir entre los que se lo toman como un juego y entre los que realmente buscan algo serio. Entre estos habrá que buscar a aquel que despierte nuestro interés para responderle.

Este tipo de contactos a través de Internet son una realidad mediante la cual descubrimos nuevas personas con las que poco a poco podremos ir intimando, llegando incluso a sentir una gran dependencia de ellos. Siempre tratando de sabe más y de no perder el contacto.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies