!Descanso!

Foto: Simon(LCC)

Por Gerard Godin

Muchos padres se preguntan cómo pueden atajar una situación en la que el niño no sólo ha transgredido una norma, sino que cualquier intento por zanjarla no hace sino empeorar su conducta. En efecto, en este contexto, cualquier intento por nuestra parte por encontrar una solución lo único que produce es que el niño se descontrole cada vez más. Existe un método muy recomendado por diferentes entendidos y que puede resultar muy efectivo, aunque dentro de su aplicación pueda presentar diversas variantes.

Nos estamos refiriendo a establecer un descanso, un alto el fuego.

En los momentos de tensión, cuando necesitamos retomar un asunto, es conveniente establecer un paréntesis, para más tarde, una vez sosegados, y no obcecados por una situación violenta o una discusión, podamos abordar su resolución con mayor perspectiva y garantía de éxito.

Este procedimiento es aconsejable en cualquier situación, pero es especialmente recomendable en conflictos con los niños.

Básicamente consiste en interrumpir un mal comportamiento, o cuando el niño vulnere una regla con una orden enérgica que corte ese comportamiento inadecuado.

Cuando estas situaciones se produzcan, el padre debe interrumpir esa conducta con una palabra tajante previamente establecida (¡Basta!, ¡Descanso!, ¡Fin!). Además conviene reservar un sitio donde ambos, niño y adulto, puedan tomarse un respiro, un momento de reflexión, antes de exponer sus posturas.

Suele ser conveniente reservar un sitio concreto, como un lugar apartado de la casa, siempre el mismo, que el niño asocie con este tipo de interrupciones. Aunque, de hecho, cualquier lugar es igualmente adecuado para estos incisos.

Suele ser igualmente conveniente reservar estos descansos para un determinado tipo de comportamiento, siempre el mismo, y no generalizarlos por cualquier motivo ya que una excesiva utilización de este método hace que pierda su eficacia.

Este descanso, sirve para controlar una determinada conducta agresiva o peligrosa, pero de ninguna manera debe salir malparada la dignidad del niño, no debe ser nunca humillante para él.

Puede ser muy beneficioso valorar el cumplimiento de ese descanso por parte del niño, decirle lo contentos que estamos por haber sabido cumplir ese descanso, mostrarle nuestro afecto, que de ninguna manera pueda ser confundido con un castigo.

Estos incisos no deben ser tampoco demasiado largos, porque el niño rápidamente se aburre y se olvida de lo que está haciendo allí, por lo que perdería la función que nos hemos propuesto que cumpla.
Estos descansos no sólo son necesarios para el niño sino que muchas veces pueden sernos provechosos a nosotros mismos.

Pueden ayudarnos a desconectar por un momento del ajetreo de la vida diaria para ser más eficaces y comprensivos con nuestros hijos ante una situación de conflicto.

Si utilizamos ese mismo método y lugar que usa nuestro hijo, el también conseguirá comprender que nosotros necesitamos un descanso y sabrá respetar los nuestros.

Estos respiros, para retomar nuestros problemas y no dejarnos llevar, son necesarios en cualquier edad.

Además de interrumpir esa conducta no deseada, también nos ayudará a replantear las cosas y a comentar con nuestro hijo, con serenidad, aquello que no nos gusta que haga, alabar lo que hace bien, e intentar encontrar nuevos métodos o formas para expresarse.

Por último, debemos recordar que es conveniente ser perseverante con este método, ya que las conductas inapropiadas no cambian de la noche a la mañana.

——————————————-


Nuevos enfoques en educacion

Varios autores – Nuevos enfoques en educación

Podemos utilizar una analogía para explicar la forma en que podemos aumentar nuestros estilos de aprendizaje. Cuando vamos a pescar no se nos ocurre ir con un sólo anzuelo, seria absurdo algo así, porque si lo perdiéramos estaríamos desperdiciando todo el día. Igualmente, si fuéramos con un sólo anzuelo tampoco podríamos pescar diferentes tipos de peces, ya que hay distintos anzuelos apropiados para cada tipo de pescado. Tendremos más posibilidades de éxito cuantos más tipos de anzuelos llevemos en nuestra bolsa. Esto, que es algo evidente para ir a pescar, parece que no lo es tanto para bastantes estudiantes a la hora de ponerse a utilizar sus estilos de aprendizaje.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR